Porque voto Sí a la Baja

Ing. Santiago GonzalezPor Santiago Gonzalez

Voy a tratar de compartir el porqué estoy de acuerdo con el proyecto de reforma de la Constitución, que entre otras cosas, además de la creación de un instituto especial de rehabilitación, aumento de penas a mayores que usan menores para delinquir, mantenimiento de antecedentes, propone bajar la edad de imputabilidad a 16 años para delitos graves.

En primer lugar, no quiero que nadie de 16 años, vaya preso, tampoco que vaya nadie preso de 17 años, pero saben qué? Tampoco quiero gente presa de 20 años, ni de 29 ni de 43 ni de 51 años. No quiero que nadie este preso, porque me encantaría que no se cometiese ningún delito.
No quiero que haya accidentes cardiovasculares, no quiero que haya tsunamis, y no quiero hay muertos por accidentes de tránsito.
Creo que nadie quiere esas cosas, lamentablemente, son realidades dolorosas, y en lo personal, frente a una realidad dolorosa considero que solo hay dos posturas posibles en primer instancia, negarla o aceptarla. Yo elijo aceptar el dolor, y frente a esa elección nuevamente se bifurcan los caminos, o me resigno o actúo para intentar modificar esa realidad que tanto daño provoca.

La participación de menores en hechos delictivos es una realidad innegable, y mis líneas posteriores son para aquellos que optan por reconocer esa realidad en lugar de negarla, con por ejemplo estadísticas.
Aclaro que acepto el uso bienintencionado de estadísticas por parte de quienes se oponen a la reforma, me voy a tomar simplemente la libertad de citar al gran Mark Twain, él decía “los hechos son cosas testarurdas, pero las estadísticas son maleables”.

Cuándo me hablan de que en realidad los menores entre 16 y 18 años tienen una baja indicidencia en homicidios y rapiñas, siempre pienso en la historia de un muchacho llamado “El Pelón”
El primer procesamiento de “El Pelón”, fue en junio de 2010, cuándo tenía 17 años. Fue por homicidio, y la justicia entendió en esa oportunidad sentenciarlo a un régimen de semilibertad en dependencias del INAU “atendiendo a que se trata del primer hecho protagonizado por este adolescente y a su situación sociofamliar (tiene trabajo y un hijo en gestación)”.
En octubre de 2010 cometió su segundo homicidio, durante una de las salidas permitidas por el régimen por el que fue procesado por el primer homicidio.
En este caso el Juez, decidió su internación como medida cautelar, mientras se desarrollaba el proceso de investigación, sin embargo, al terminar el plazo de 60 días no estaba lista la sentencia, y el jóven fue liberado de acuerdo a lo que dictaba el Código de la Niñez y la Adolescencia.
Durante esta liberación “El Pelón” asaltó y dio muerte a un distribuidor de cigarros de Colonia Nicolich el 3 de enero, por lo que fue procesado y se volvió a disponer su internación como medida cautelar.

Frente a las estadísticas que mencioné antes, recuerdo esa historia, y varias similares, y no puedo evitar pensar, que si en ese momento hubiese estado en vigor la reforma que hoy se vota, se hubiesen salvado muchas vidas, al menos dos.

Hay una frase de cabecera que me gusta mucho, “lo perfecto es enemigo de lo bueno”, tengo claro que este proyecto no es perfecto, que se podrían agregar muchas cosas, por ejemplo compaginar derechos con obligaciones a partir de los 16 como el derecho al voto, pero desde mi acierto o desde mi error, creo que es un proyecto bueno, que creo que va a prevenir la pérdida de muchas vidas a manos de situaciones similares a las que relaté.

Esta reforma por si sola no creo que baje los indices de delincuencia, creo que debe ser parte de un plan integral, pero como dije más arriba, si creo que va a servir para prevenir pérdidas de vidas, y eso para mi es suficiente para darle mi apoyo.
Como ven no me interesa estigmatizar a los jóvenes, ni pienso que haya que mandar a la gente presa, sin embargo estas son muchas de las críticas que he recibido por parte de quienes se oponen al proyecto.

Estas críticas, sobre todo cuando provienen de personas cercanas, producen bastante dolor y calentura, por lo falsas y agresivas de las mismas.
Entiendo que no se esté de acuerdo con el proyecto, lo que no acepto es que se deforme el debate hacia un lugar que nada tiene que ver como “la estigmatización de los jóvenes” o “quieren meter a todo el mundo preso”.

El proyecto que se vota en octubre es el que mencioné, no se vota el derecho al sufragio a los 16, no se vota otra cosa que no sea el texto que es de público conocimiento. Vivímos en una sociedad democrática, donde cualquier mejora que se le quiera realizar a nuestro ordenamiento legal, afortunadamente posee varios caminos de participación para alcanzarla, me gustaría que las propuestas que no tienen que ver con este proyecto puntual, transiten esos caminos.

Voy a votar un proyecto para que ocurra algo que no quiero, porque siento que la realidad imperfecta de hoy, nos impone hacernos responsables de mejorarla.

Una respuesta a  Porque voto Sí a la Baja 

  • Rodrigo Grieco dice:

    Comparto totalmente la postura.
    Lo que tenemos que tratar de hacer ahora es informar, informar y mas informar siempre con la verdad, para cuando llegue el momento de votar sea por una u otra postura, la gente lo haga con criterio y no con falsedades.

Deja un comentario



Audición de Pedro Bordaberry

  banner_f02   banner_f03   banner_f01

Twitter