Quiero una mujer en el Parlamento que represente esas cosas sencillas

romana-oscar-pedroQueridos amigos, ustedes saben que he estado trabajando desde hace mucho tiempo para Pedro Bordaberry. De más está decir que tengo interés en que gane, así que estará bueno si alguno de los que me aprecia a mí tiene a bien poner su voto en la urna cuando llegue el momento.

Pero ahora mi interés es más directo. Romana Ferrer Escandell, a quienes muchísimos conocemos, ha decidido crear una agrupación política que eventualmente propondrá una lista para intentar ganar una banca a Diputados. Yo he decidido apoyarla y voy a estar en la directiva de esa agrupación.

Solo quiero explicar acá por qué apoyo a Romana. Lo hago porque tiene las condiciones que a mí me gustan en una persona: rectitud, honradez, lealtad, trabajo, fortaleza, pasión, madurez, juventud y conocimiento de la verdadera vida de la clase media, esa clase medio olvidada por quienes buscan votos entre los más desamparados y los que miran a quienes tienen más billetes. Ni más ni menos que eso. Quiero una mujer en el Parlamento que represente esas cosas sencillas a las que les llamamos valores. Si llega salude, si se va despídase, pida por favor y agradezca lo que le brindan, trabaje sin esperar recompensa y que, si llega, reciba esa recompensa como un estímulo para trabajar más. No robe, no mate, no lastime, no hiera, no prevarique, no mienta, no manipule y no use a la gente.

Esto es solo un intento con cero peso, con comunicación horizontal, apuntando a las redes y a los contactos, no vamos a decir grandes discursos, no nos verán cerrar los puños y predicar exaltados, ni intentaremos convencerlos con un sermón condescendiente de telepredicador. No les vamos a decir “puédamos” ni les mostraremos nuestro hogar, no besaremos cabecitas rubias ni sostendremos niñitos de rulos crespos mientras intentamos convencer a los padres de que lo mejor que podrían hacer es votar esta lista.

Intentamos convencer por la razón, algo que nos dicen que es imposible en política. Intentamos atraer a personas que son un reflejo del barrio razonable en el que yo nací, allá por el Cerrito de la Victoria, donde el trabajador calificado convivía con el albañil y el cascarrabias jubilado de los trenes convivía en la misma cuadra con el recolector de residuos para sus cuatro chanchos que criaba en el fondo. Gente que trabaja todo el día todos los días, que valora la cultura porque siente que es una forma de progreso, que quiere educarse y no quiere las cosas ya, sino crear una línea de mejora para que sus hijos estén mucho mejor y sus nietos aún mucho más. Gente que quiere ver el fruto de su trabajo, disfrutar el crecimiento de sus hijos, ser felices con sus logros y llegar a una vejez en la que sienten que algo de lo que hicieron valió la pena. Que no se amarguen porque los hay más ricos ni sientan culpa porque los hay más pobres. Que encuentren sentido al trabajo, a la educación y que no penen por la salud, la vivienda o el salario. Esos que llamamos clase media y esos muchos que piensan que no les interesa la política o que van a votar solo porque los obligan.

Por todo eso los invito a participar. Si piensan que los que ponemos la cara ahí no los estamos verseando, no somos profesionales de la mentira y comparten que las miles y miles de palabras que hemos escrito reflejan una forma de pensar que pueden respetar y compartir.

Los esperamos. Esperamos que muchos nos ayuden mientras estamos Creando Futuro.

Deja un comentario



Audición de Pedro Bordaberry

  banner_f02   banner_f03   banner_f01

Twitter